Conciencia lingüística andaluza

Las hablas andaluzas son una serie de variedades lingüísticas históricas de la lengua española, que dentro de España se hablan en Andalucía, Ceuta, Melilla y por andaluces emigrados principalmente a grandes ciudades españolas. También es hablado en Gibraltar. Lingüísticamente comparte muchas características con las variedades usadas en zonas de Extremadura, Castilla-La Mancha y la Región de Murcia. Existen numerosos registros del dialecto andaluz en el Atlas Lingüístico y Etnográfico de Andalucía.

Nos encontramos ante una variedad oral que nunca ha sido unificado ni normalizado oficialmente. Por ello, sus rasgos característicos se presentan de distinta manera a lo largo del territorio de Andalucía.

Motivos históricos, sociales y políticos han llevado a creer a muchos españoles, entre ellos muchos andaluces, que las hablas andaluzas no son una variedad lingüística; sino una tosca y aleatoria deformación de la lengua española. Es común, por ejemplo, usar el andaluz en diálogos humorísticos de ciertos personajes varios buscando un efecto cómico. De esta manera, ha existido tradicionalmente una visión negativa del dialecto andaluz por parte de los hablantes de otras variedades lingüísticas de España. De hecho, existen referencias que desprecian, rechazan o condenan al andaluz desde principios del siglo XVI. Desde el siglo XIX la concepción negativa del andaluz se ha apoyado en dos creencias erróneas:

  • La primera, que estamos ante una “deformación vulgar” del español “correcto”, lo cual es una idea extralingüística.
  • La segunda, que se trata de producto de la ignorancia y del atraso cultural de los andaluces, lo que obviaba dos hechos fundamentales: La antigüedad de los rasgos dialectales andaluces es muy anterior a la crisis socioeconómica andaluza, y el hecho de que las hablas andaluzas no sólo se caracterizan por sus rasgos fonéticos, sino también por un abundante léxico propio y por rasgos morfosintácticos y semánticos peculiares.

Estas ideas parecen ligadas al hecho de que muchos hablantes de variedades septentrionales entraron en contacto con el dialecto andaluz por medio de inmigrantes y obreros con poco prestigio social movidos a áreas industriales del norte. El bajo prestigio adjudicado a esas personas y la marginación de que fueron objeto se extendió a las variedades lingüísticas habladas por ellos.

Estos falsos planteamientos deben ser modificados, por medio de la educación, con la adquisición de una conciencia lingüística propia que sirva para transmitir la riqueza léxica y cultural de esta variedad lingüística centenaria.

Visualiza este vídeo y contesta las preguntas:

  • Extrae del vídeo algunas características propias de las hablas andaluzas.
  • Escribe tu opinión acerca de la variedad lingüística andaluza y explica con argumentos cómo se puede revertir la mala conciencia que se tiene de las hablas andaluzas.

 

A continuación tenéis un vídeo con las diferencias de pronunciación entre los fonemas /ll/ e /y/ en el castellano. Así podréis diferenciarlos, dado que el yeísmo es la característica que hace que ambos se pronuncien de igual manera.

Anuncios